The Good Guys: Desmontando a Bradley Whitford

Matt Nix ha hecho una apuesta retro con esta serie, vuelta a los 80 con música acorde, y un Dan Stark (Bradley Whitford) atrapado en aquella época, sus años dorados, difícilmente imaginables viendo el comportamiento y la pinta que tiene ahora, el bigote ha vuelto y tiene un nombre, Dan Stark.

La serie no tiene nada muy original, los capítulos parten con los dos protagonistas en una situación límite para los dos protagonistas, para en un flashback explicarnos como se han podido meter allí partiendo del caso sin importancia que les suelen asignar, y mediante disparos y cartelones, que sirven como cortinillas, nos indican el lugar, día y hora donde suceden todos los acontecimientos.

Pero el caso de turno no es lo importante, el protagonista es Dan Stark, capaz de realizar todos los actos más desagradables o que produzcan vergüenza ajena que puedas imaginar, Dan Stark, recordando a cada momento historias del pasado junto a su compañero, Dan Stark, intentándose ligar a toda mujer que se cruza por su camino, Dan Stark un hombre tras su bigote.

Parece que la serie no ha tenido buena acogida visto los datos de audiencia, e intentarán revitalizarla a su vuelta el 24 de Septiembre en la cadena FOX, incorporando un personaje femenino Angela Sarafyan (El Mentalista, The Shield, Al Descubierto) como una joven C.S.I que ayudará a nuestros esforzados policías, parece ser que la fiscal del Distrito Liz Traynor (Jenny Wade) que parece una mujer florero en la serie, solo puesta para una supuesta tensión sexual con Jack Bailey (Colin Hanks), el sufrido compañero de Dan, y Diana Maria Riva, la jefa gruñona que poco papel tiene en la serie, no son suficientes; y darle más capitulos a Julius (RonReaco Lee) porque es cierto que en los que aparecía, fueron los mejores.

Mi opinión es que estos cambios no van a servir de mucho, si no te gusta la estética, la música, las persecuciones, explosiones y tiroteos, tipo Equipo A, y ver como destrozan la imagen de Bradley Whitford que tanto se esforzó por guardar interpretando a Josh Lyman en la Casa Blanca, aunque en ocasiones salía ese Dan Stark que llevaba dentro como en el episodio de la resaca, el episodio 14 de la primera temporada, con ese mítico chubasquero amarillo. Que puedo decir la serie no es nada del otro mundo, pero a mí me hacer reir, y retorcerme de angustia cada vez que veo a Bradley superar la barrera del ridículo cada capítulo, porque las pruebas a las que someten su imagen superarían a cualquier concurso japonés de torturas a concursantes, echadle un vistazo antes que las todopoderosas audiencias nos la cancelen.

2 comentarios :

WATANABE dijo...

No me interesó en su momento y la verdad es que continúa sin hacerlo. Me gusta el actor protagonista pero poco más.

satrian dijo...

WATANABE - Esta sí que es difícil de recomendar, como me pasó con The Unusuals la verán cuatro personas y yo.