El faro de la distancia


El faro cuidaba una pequeña cala solitaria poco transitada, pero muy utilizada por pequeños barcos que buscaban refugio, cuando el mar les creaba problemas para navegar.
El faro los guiaba a su puerto iluminándolos y proporcionándoles consuelo contra las adversas condiciones del mar.
Luego observaba como hinchaban sus velas blancas, y se dejaban seducir por la libertad del viento y la inmensidad del mar.
Con los años, eran menos los navíos que volvían y el faro se ajaba y su luz se debilitaba, pero se negaba a dejar de iluminar, por si algún barco regresaba, era lo que era un faro, destinado a ver como se alejan los barcos.

No hay comentarios :