Los tios que fuman puro tienen cara de canguro o mortadelo se va de ligoteo


Salía de mi oficina en dirección a mi cita, con las manos anegadas de sudor por los nervios, cuando me asalto la ballena, peooor que moby dick:
- Mortadeeeeelo
-Ofeeeelia- Como odio a esta mujer.
-¿Donde vaaaas?-
-De misiooooon- respondí con el mayor sarcasmo posible a ver si me dejaba en paz.
-Excusas, Excusas lo que pasa es que no quieres hablar conmigo- dijo Ofelia con voz de gata melosa, mientras se acercaba para darme uno de sus abrazos "pressing catch" suyos.
-Será eso, será eso- desembarazándome de ella di dos pasos de espaldas, para entonces ya había llegado al ascensor entre dándome la vuelta para no verla.
Me dirigí al cafe donde había quedado, preguntándome todo el rato como una tía tan buena me había pedido tomar un café, hacía poco que había entrado en la agencia como administrativa, pero según me dijo le parecía muy gracioso, menos mal que no sabe a que me dedico y como me tengo que disfrazar, por que daría vergüenza ajena a cualquiera.
Me miré en un escaparate antes de entrar, gafas limpias, calva reluciente, el corbatín sin arrugar, el cuello bien almidonado, bien estoy perfecto.
Entré en el bar y miré a ambos lados, en ese momento me arrepentí de llevar limpias las gafas, solo con el primer vistazo, se me debió quedar una cara de besugo horneado preocupante, llevaba una camisa roja que dudaba mucho, llevara algún botón abrochado, por la que se asomaba tímidamente la puntilla de su sujetador negro, y una falda negra ajustada por no llamarla cinturón, estoooo,(pausa para limpiarme la baba que me está cayendo por la barbilla, el lector no tendrá en cuenta esta entrada), todo esto lo hice con un rápido vistazo, debido a mis grandes dotes de agente secreto, aunque la gente de alrededor debía pensar otra cosa, pues no hacían otra cosa que mirarme.
Avancé con paso seguro,(tropezando tres o cuatro veces conmigo mismo), dirigiéndole mi mirada más felina,(miope total):
-Hola morti, estas muy guapete hoy-
-!bah! uno que tiene percha- respondí con seguridad.
-Tu si que estás radiante Ariadna-
- oooh que tierno, pero tienes que hacerme un favor quítate las gafas por que tienes que estar aun más arrebatador-
Si, pensaba yo, y bizco en cuanto me las quites pero como iba a negarme, por lo menos ya no me pillaría mirando su escote por que sin ellas no veo tres en un burro.
Con delicadeza me las quitó, he hizo lo que todo el mundo se las probó.
-Uuuy que mareeeo, pero ves estas mucho más guapo sin ellas.
La velada, transcurría sin incidencias, (bueno como comprenderéis, por muy agente secreto que sea, sin gafas, pueeees, vale, me derramé el café encima trás casi sacarme el ojo con la cucharilla, cosa que habitualmente no me pasa, !POR QUE LLEVO LAS GAFAS PUESTAS!, que jodido es el amor sobre todo en primavera, fin del exabrupto), cuando....
-Cielo, tu zapato te suena-
-No eeeeesto no lo creo-
-Si, si, cielo tu zapato esta emitiendo ruidos-
Es duro que en plena era de la tecnología con los móviles más diminutos del mundo, yo, tenga que seguir usando el zapatófono.
-Perdona, pero debe ser urgente, debo cogerlo-
-Claro Morti, eres la mar de gracioso, primero haces malabares con la cucharilla y el café, y ahora hablas por el zapato, contigo una no se aburre-
Cada vez me resultaba mas increíble la situación, o esta tía es tonta o le gusto de verdad, por que despues del espectáculo que estoy dando, sigue aquí riéndome las gracias. Giré el tacón del zapato y me dispuse a contestar la llamada:
-Mortadelo, soy Filemón es muy importante-
-Pero Jefe estoy en medio de un asuntillo y...- no me dejó acabar la frase.
-Me importa un bledo lo que estés haciendo, un agente del enemigo está intentando acabar con las vidas de todos nosotros, así que ven inmediatamente a la agencia por tu seguridad-
-Bien, bien, jefe, voy para allá-
Ella me miraba con ojos compasivos y me dijo: -parece grave, mejor lo dejamos para otra ocasión-
Entonces tuve una epifanía, y si utilizo la situación a mi favor, trabaja para nosotros, no creo que al "super" le importe que la lleve conmigo a las plantas superiores solo para agentes, así verá que soy un importante agente secreto,y seguro que con eso cae en el bote. Al "super" ya le contaré una milonga, sobre como estaba ella conmigo quizás corría tambien peligro etc, etc, soy un genio.
La llevé hasta una pared, donde se ubicaba una de nuestras entradas secretas,dije la contraseña:-los hombres que fuman puro tienen cara de canguro-.
La pared se levantó y ella puso cara de sorpresa, la ayude a pasar al otro lado como un caballero, mientras pensaba muy mal se me tiene que dar....
Entonces la pared ya había bajado y cuando me di la vuelta las bombillas daban brillo a una pistola que me apuntaba desde sus bellas manos.
-Creía que los de la T.I.A érais más inteligentes pero veo que no, me has quitado meses de estar infiltrada de encima, así accederé a los pisos superiores y acabaré con todos, pero en deferencia, tú morirás primero-
Ya decía yo, ya decía yo, esto es muy raro, esto es muy raro, pero bueno por lo menos voy con el disfraz adecuado para la situación, mi traje normal parece el de un finado, aunque he de reconocer que la última imagen que me voy a llevar para la tumba es impresionante, mira que está buena.
Una voz aguardentosa cortó mi linea de pensamientos, seguida del impacto de un bolso de 20 kg contra una cabeza.
-Mala pécora- gritó Ofelia mientras trazaba un elegante giro con su enorme bolso hasta que golpeó el cráneo de Ariadna.
Despues me miró a mí, con unos ojos que ni el cancerbero del infierno:
-Ya sabía yo que la buenorra esta no era trigo limpio, por eso te puse un micrófono "made in bacterio" cuando te abracé- sus ojos cambiaron al modo cordero degollado- ves osito como tengo que cuidar de ti- tras lo cual me volvió a dar otro de sus abrazos de oso patentados.
Tras ella aparecieron Filemón, el "Super", y varios agentes que se llevaron a Ariadna.
-Bueno- comenzó a hablar el "Super"- alguien me va a explicar lo que ha pasado aquí.
Y cuando iba a explicar mi centésimo primera metida de pata y comenzar a correr y disfrazarme para ocultarme de la ira del "Super", Ofelia habló.
-Digamos que Mortadelo y yo hemos llevado una operación encubierta para desenmascarar a la agente secreta infiltrada- contestó con seguridad
El "Super" puso una cara de asombro ,porque estas cosas no son normales en la T.I.A y me refiero a tener éxito en las misiones, tras lo cual nos felicitó.
Ofelia seguía abrazada a mi, y creo que dos de mis costillas ya no están íntegras, pero como me la voy a quitar de encima, si me ha salvado mi pellejo, quizás la noche no está perdida con tres o cuatro copas de orujillo.....
FIN



No hay comentarios :