marionetas descordadas


Tras marcharse las ilusiones con los años, y los sueños segados por el futuro acordado con la realidad opresora, cambias de carril, giras ciento ochenta grados, esperando que la rutina no acabe cortando tus cuerdas y dejándote como una marioneta desmadejada en el suelo del tiempo perdido.

No hay comentarios :