Luther, Segunda Temporada: Del Amargo al Dulce.

Después del tenso cliffhanger de la anterior temporada, resuelto de manera rápida e indolora en esta segunda para volver a dejar todo más o menos como antes, y hacer una tanda de cuatro capítulos con dos casos de asesinos en serie a la vieja usanza, quitando la pátina de drama psicológico que tenía la serie en la primera temporada, personajes al borde, desquiciados, anárquicos; en esta parte que nos ocupa, todo queda difuminado para contar dos historias con más o menos aciertos, con mejores y peores escenas, pero siempre dentro de un canon de procedimental clásico lejos de la angustiosa primera temporada.

La primera decepción desde luego es la poca presencia que ha tenido el personaje de Alice, que "canibalizó" la primera parte con sus perturbadores ojos y sus más perturbadoras conversaciones y acciones, en esta segunda los mejores diálogos sin duda son los que comparten Luther y Alice, la manzana del pecado y la salvación, que nos hacía soñar con más historias entre los dos, pero que solo fue una especie de punto y seguido en su relación, si es que la serie vuelve a ella en alguna ocasión, porque tuvo sabor a telón final.

Los casos y las historias personales de Luther acaban siendo entretenidas, su relación paterna con Jenny, la amistad con Justin, aunque las de la comisaría, con la nueva detective que no se fía de su inteligente compañero, no acaban de funcionar y las cierran de manera previsible y fácil. Los personajes némesis del detective comienzan teniendo carisma e interés para, al final, parecer inofensivos o sin fuerza lo que en parte le quita puntos a todo lo que hicieron antes.

En cuanto a escenas, la del clavo, la gasolinera, la manzana, el apartamento de Cameron, el subterráneo con Justin son bastante buenas, pero sus repercusiones no se reflejan con suficiente fuerza con posterioridad por lo que pierden su potencia. El final en el camión parece rebuscado y no acaba de funcionar en pantalla, parece una buena idea pero no saben resolverla, para acabar con un lazo edulcorado y dulzón como un helado en Londres, y no, no señores encargados de Luther, la serie era una manzana amarga y envenenada, no un procedimental con final feliz.

8 comentarios :

AzztarotH dijo...

Te concedo la razon, esta temporada me ha sabido a poco con sus 4 capitulos y con el desarrollo de la trama, pienso que se fueron por la via fácil cuando Luther en su primera tanda fue mucho mas que eso, abra q esperar si sacan una tercera temporada y logra redimirse, o si se queda con 2 y se convierte en un wanabe, saludos

satrian dijo...

AzztarotH - Después de como acabaron la primera se merecía una mejor resolución, no un par de brochazos y cuenta nueva, esperemos que haya una tercera mejor.
Saludos para tí también.

Anónimo dijo...

la pregunta es:
se sabe algo de que haya tercera?

satrian dijo...

Anónimo - De momento solo hay rumores, como el de una mayor presencia de Alice en esa tercera temporada, pero en firme, nada.

OsKar108 dijo...

Partiendo de que ha estado a una altura bastante aceptable, sí que le ha faltado un "algo" para gustarme tanto como la 1ª temporada, a parte de más presencia e importancia de Alice, of course.
Por lo que veo hay confirmación de una 3ª ¿no? aunque parece que poco más se sabe (además con los Ingleses, es posible que fechas no sepamos hasta casi el estreno xD).

¡Saludos!

satrian dijo...

OsKar108 - Dos casos interesantes pero la trama personal se aleja del dramatismo psicológico de la primera, si es Luther, pero otro tipo de Luther.
Parece que si habrá tercera, pero poco más se sabe.
Saludos para tí también.

Germán Ortiz dijo...

Yo quedé triste cuando al descargar el 4 episodio vi que era el final de temporada, no podía creer que Alice había estado tan poco tiempo. Tal vez nos quisieron mostrar que la serie se llama Luther y no Luther y Alice.
Lo malo e inevitable es que sin Alice Morgan, la serie carece del encanto.
Ojalá las criticas al respecto la sepan los productores y guionistas, para resolverlo y además, fueron muy pocos epísodios.

satrian dijo...

Germán Ortiz - Aun así Luther tampoco ha sido el Luther de la primera, no ha tenido sus dramas psicológicos y vitales, si sus ruletas rusas, sus dudas con respecto a su joven acogida, pero quedan demasiado difuminadas y no tan drásticas como en la primera.
Para mí no es que pierda el encanto, por mucho que adore el personaje de Alice, si no que se convierte en otra serie, Alice es el diablillo en el hombro de Luther, y sin el se vuelve solo detective.
Lo de los episodios ya lo avisaron y fue una decepción, espero que la siguiente rectifiquen varias cosas.