Damages: Adios Patty, Adios Ellen.


Un muelle de madera mirando al mar, dos mujeres, dos amigas, dos rivales, una partida de poker personal que destroza las vidas de ambas, un juego de poder con reglas cambiantes, un éxito cegador como recompensa por perder sus seres queridos, ser la mejor conlleva la soledad más absoluta, sola con todas tus pesadillas, cadáveres que has ido sembrando en tu mente, pero que más da tu mirada de acero aterrorizará siempre a todos, tu aura de control absoluto no es equiparable, aun así jamás serás feliz, o sí.

Dependiendo a quién preguntas te hablarán de la serie más tramposa que han visto, o de la maravilla más enrevesada, un futuro colocado con tino para provocarte te espera en el comienzo de cada temporada, para que paso a paso todo se desmonta hacia algo distinto de lo que parecía.  Una serie de abogados sin juicios, personas en áreas grises con mucho que perder por sus malas acciones, una abogada adalid de las causas perdidas, paladín ejecutora de gigantes empresariales, con un corazón negro sin sentimientos, junto a su escudera cegada en un principio por el aura de poder, más tarde atrapada en una red de mentiras y desengaños, y finalmente convertida en contrincante que usa las mismas armas de las que renegó, dos mujeres casadas con su deseo de ganar.

Jefa y empleada, abogada y contrincante, madre e hija, maestra y alumna, ejecutora y víctima, Patty Hewes y Ellen Parsons, ambas condenadas a mirarse como en un espejo macabro, el poder solitario frente a un futuro personal que puede mejorar, un juego siniestro con un final con moralina, con sueños que mandan frases jamás dichas, soledad en una limusina, mientras un pasado ya perdido en forma de tu némesis criada por ti busca una nueva vida fuera del círculo pernicioso del poder y la adrenalina del triunfo, un futuro cerca de lo que realmente importa, las personas a las que quieres.

Patty consigue lo que quiere pero a veces a través de grandes pérdidas o no de la manera que ella pretendía, pero el destino se encarga de mantenerla en su puesto en la cumbre, alejada de todos, ni hijos, ni padres, ni amantes, ni parejas, ni nietos, todos se mantienen a distancia de ella aunque sufren su influencia, desde allí arriba no se respira el aire familiar solo la falta de oxígeno embriagante de la cima del mundo.

Una serie con repartos impresionantes, actuaciones sublimes, un par de actrices principales que han dado lo mejor de sí en escenas para el recuerdo, guiones mejor o peor escritos, tramas mejor y peor conseguidas, visiones tramposas, sueños inquietantes, frases impagables, cinco temporadas, con un cambio de cadena con suspense, la echaré de menos y las recordaré al borde del mar hablando sin mirarse, reflejándose la una en la otra, lejos de todo, más cerca de lo que estarán jamás.

4 comentarios :

seriéfilo dijo...

!que gran entrada! Me ha encantado. Yo también echaré de menos la serie. Parece que las nuevas apuestas no tienen tanta fuera, y es una pena.

satrian dijo...

seriéfilo - Gracias :)
Al menos les han dado tiempo para despedirse en condiciones, echaré de menos a Patty y a Ellen.

OsKar108 dijo...

Se echará mucho de menos a estas 2 grandes actrices y personajes.
Yo siempre he dicho que si entras en el juego de dejarte engañar para disfrutar d la serie, se disfruta mucho, con sus aciertos (esas varias grandísimas actuaciones por ejemplo) y sus fallos (que también os ha tenido, no hay que dejarse cegar), pero la voy a echar de menos, eso seguro.

¡Saludos!

satrian dijo...

OsKar108 - Al comienzo de la serie dudaba que Rose Byrne pudiera hacerle frente a Glenn Close, pero lo consiguió dando vida a una de las parejas televisivas que perdurarán.
Ha tenido sus fallos y sus rectificaciones sobre la marcha, pero intento no dejarme influir mucho para poder disfrutar de las otras muchas cosas buenas que tiene la serie, ha tenido temporadas buenas y otras peores, pero en conjunto nos ha dado muchos buenos momentos.
Saludos para tí también.