Hasta siempre, Brenda Leigh.


Unos labios extraños enfocados a tergiversar la verdad para proteger a los inocentes, un cuerpo vestido con vestidos de motivos florales y americanas de colores imposibles, forman la fachada de delicada y amable sureña que desconcierta a sus oponentes en los cara a cara, pero pronto su boca cambia de sonrisa afable a afilado acero que desmonta coartadas, provoca confesiones y acaba consiguiendo que el acusado se ahorque con su propia cuerda, esa es Brenda dulce y ácida a partes iguales.

Es difícil hacerse con ella a primera vista, no se sabe si es una torpe y desordenada cuando intenta encontrar su móvil o cualquier otro objeto en su enorme bolso que cuelga perenne en su hombro, y le molesta en las escenas del crimen por lo que acaba en alguno de sus subordinados en la mayoría de las ocasiones, si es débil cuando se refugia en sus dulces cuando algo no va bien, una de las pocas cosas que le provocan una sonrisa, aunque sea de esas que reconocen un placer un culpable, si le falta corazón cuando tiende a no comprometerse en relaciones o en cambios a largo plazo, pero que acaba adorando a un gato que no quería, y al lado de un marido paciente que ha estado siempre ahí para ella, una adicta al trabajo, una devota hija, una gran amiga, una jefa que parece más una madre para todos sus agentes, una loba que defiende a sus cachorros, ella es Brenda, es todo eso y mucho más.

Pero también hay conocerla a través de aquellos que la rodean, junto a la extraña pareja Flynn y Provenza, dos policías que están de vuelta de todo, eficientes y caóticos a partes iguales, capaces de hacernos reir, o ponernos muy serios con la misma facilidad, Gabriel su mano derecha, aquel que ha decepcionado y sorprendido gratamente a su jefa con la misma intensidad, su protegido del que no puede desprenderse, Julio eficiente, leal y honesto un pilar donde apoyarse en las buenas y en las malas, Tao el genio encontrando cosas capaz de ver siempre lo que necesita su superiora incluso antes de que ella lo sepa, Buzz el hombre de la cámara que retrata la crudeza de los escenarios sangrientos que la subjefa debe soportar a diario, además del Jefe Pope su amigo desde siempre con el que discute y busca apoyo en las misma proporción, Taylor su oponente al comienzo con el que buscó puntos en común para que su relación funcionara, y finalmente Raydor, el ojo de halcón que se colocó sobre Brenda a la que acabó conociendo bien, y admirando al final.  No me olvido de Daniels que nos dejó a mitad de la serie, capaz de decirle a Brenda lo que nadie se atrevió, por favor píntese los labios mejor y de otro color, y cambie un poco su forma de vestir, dejó un hueco que no fue cubierto.

Las normas no se escribieron para Brenda Leigh Johnson, todo son medios para conseguir un fin, da igual si tiene que utilizar a su marido, a su jefe, a su división, no importa, debe conseguir que el culpable pague, por ello deja de lado bastante sus relaciones personales, las visitas familiares de sus padres se convertían en tours por escenarios de crimen, estos acabaron por convertirse en los abuelos de sus compañeros en crímenes prioritarios, hay que reconocer que es difícil no coger cariño a Willy Ray y Clay, su marido acaba siendo el hazmerreir en el FBI porque parece el perrito faldero de su mujer, haciendo todo lo que le pide, pero todo cambia poco a poco, debe de dejar de preocuparse por los muertos para hacerlo de los vivos.

Brenda es un enorme bolso lleno de golosinas televisivas en forma de capítulos bien realizados, para todos aquellos que sepáis ver más allá de un envoltorio de serie policial, una división de policías más parecida a una familia o a un club de amigos, unidos con un fin común, atrapar a un criminal, y detrás de una subjefa a la que admiran y quieren.  Siempre recordaré a Brenda con un sonrisa tras un pastelito de chocolate y crema, hasta siempre Subjefa Brenda Leigh Johnson.

4 comentarios :

OsKar108 dijo...

Te ha quedado un post sensacional.
Y yo que nunca he llegado a seguirla, pero sí que he visto algunos capítulos sueltos, llegando a enlazar 4 o 5 seguidos, y se le veía calidad y buen hacer, eso no puedo negarlo, y por eso me resulta tan raro no haberla seguido, pero a lo mejor lo acabaré haciendo XD.

¡Saludos!

David Urbén dijo...

Estupendo post. Toda una declaración de amor a la serie. Termino ahora mismo de ver la season finale, y solo tengo una sensación: tristeza.

Han sido siete temporadas redondas de una serie, de la que te soy sincero, no apostaba nada en un principio. Un personaje lleno de matices y unos casos tremendamente sólidos, la convirtieron en una de mis series de cabecera.

Yo también te echaré de menos Brenda...

Pabela dijo...

Me pasa exactamente como a oskar, pero he de decirte que si quedaban dudas con tu artículo ya da ganas de correr y ponerse a toque!

satrian dijo...

OsKar108 - Muchas gracias :)
Se puede ver a capítulos sueltos pero se disfruta más viéndola al completo.
Saludos para tí también.

David Urbén - Gracias, es una de mis series favoritas, y también me queda una sensación de tristeza.
Al comienzo no parecía demasiado distinta pero el saber hacer de Kyra Sedgwick y un gran elenco de secundarios la elevaron a un gran nivel.

Pabela - Es una gran serie, y merece la pena verla completa.